sábado, 11 de junio de 2022

ʻComentarʼ no significa ʻdecirʼ ni ʻcontarʼ

Hace tiempo que quiero hablaros acerca del verbo comentar. No sé a vosotros, pero a mí la gente cada día me comenta más cosas a todas horas, ya sea por escrito o de palabra. Os pongo unos ejemplos incorrectos: 

*Cuando recibas el paquete me lo comentas; *Me comentó que se iba de viaje; *Se comenta que ella ganará el concurso; *Me ha comentado que el camino continúa a la derecha; *Me comentó su preocupación sobre el asunto; *Comentarte que ya he publicado mi libro. 

Estas son algunas opciones válidas: 

Cuando recibas el paquete me avisas; Me dijo que se iba de viaje; Se rumorea que ella ganará el concurso; Me ha indicado que el camino continúa a la derecha; Me manifestó su preocupación sobre el asunto; Quiero contarte que ya he publicado mi libro. 

Es bastante habitual que comentar se use con un sentido que no le corresponde. Comentar no es sinónimo de decir, contar, afirmar, informar, señalar, indicar, manifestar, declarar, rumorear, etc. A menudo observo que a muchos les parece finolis, culto o elegante y lo usan aunque no venga a cuento. Como diría el filólogo y escritor Luis Magrinyà, «pertenece al club de los verbos finos» y se dice o escribe como por contagio. 

En el último ejemplo que os muestro (*Comentarte que ya he publicado mi libro) podéis ver que también se usa como infinitivo introductor, no admisible gramaticalmente. El infinitivo en español no debe usarse como verbo principal de una oración, es decir, de forma independiente al inicio de una frase. Los infinitivos forman parte de perífrasis verbales o de oraciones subordinadas (que dependen de la oración principal). En la entrada de este blog titulada «Infinitivo introductor o ʻtarzanismoʼ» encontraréis más información sobre este infinitivo. 

Comentar significa explicar un escrito, interpretarlo o criticarlo para que pueda comprenderse y valorarse más fácilmente: La maestra ha comentado un poema que no entendíamos; Comentaremos la novela después de leer unos párrafos. También significa ʻhacer comentarios (juicios, consideraciones) sobre algoʼ (DLE): El público salía de la sala comentando el documental; En la reunión se comentará el proyecto para ejecutarlo en julio. Sin embargo, no es correcto decir *El director comentó que el proyecto se aprobará en mayo. Lo adecuado es dijo, indicó, afirmó o informó. 

En el Diccionario de uso del español de María Moliner consta que comentar «se usa a veces con los significados de ʻcontarʼ y ʻdecirʼ». Qué maja doña María cuando dice «a veces». Aunque hay que tener en cuenta que ella publicó su diccionario en la década de los años sesenta del siglo pasado. No llegó a conocer la forma en la que se ha generalizado este verbo con el sentido de ʻdecirʼ.

Agonía de la creación, de Leonid Pasternak 

En las novelas que corrijo, los autores también emplean comentar con el sentido de decir en las acotaciones de los diálogos de los personajes. En este caso, el uso del verbo decir es, casi siempre, la solución más eficaz y discreta. Si el narrador ha de repetir un verbo en las acotaciones, mejor que sea este. No es buena idea valerse de verbos impostados como arguyó, refirió, aseveró, sostuvo, repuso o declaró. La riqueza léxica de un manuscrito no depende de los verbos que se escriban en las acotaciones de los diálogos, aunque pueda parecerlo. Sé que es tentador recurrir a otros verbos dicendi (de habla) para evitar la repetición de decir. Nuestro idioma tiene una larga lista para que elijamos. Pero, ojo, hay que usarlos con propiedad y moderación para asegurarnos de no forzar el lenguaje. Lo más probable es que el personaje en cuestión no esté comentando, aseverando ni reponiendo nada, sino que solo esté diciendo algo. Por lo tanto, los sinónimos de decir son bienvenidos siempre que se usen con rigor y sin excesos. 

Usar comentar para comunicar cualquier cosa a alguien o para decir que alguien ha dicho algo empobrece el lenguaje. Como dijo Fernando Lázaro Carreter: «Si se empobrece la lengua se empobrece el pensamiento». Digamos, pues, contar, decir, afirmar, avisar, manifestar, etc., dependiendo del contexto.

11 comentarios:

  1. Tienes más razón que un santo, es una plaga como cualquier otra.

    ResponderEliminar
  2. Más razón que un santo. Es tremendo la de cosas que se comentan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Agar. En efecto, cada vez se comentan más cosas. A ver si este articulillo sirve para poner un poco de remedio. Besos.

      Eliminar
  3. Buenísimo, Manuela. El uso (más bien abuso) de "comentar" en el sentido que indicas data de mediados de los ochenta cuando cierta clase política empezó a usar expresiones del tipo " en base a" y "a nivel de" y a pervertir el significado de verbos y sustantivos para dar a su discurso un barniz de cultura de la que carecía por méritos académicos. Recuerdo varios artículos de Lázaro Carretera al respecto. Tú eras muy joven y tal vez no te acuerdes pero yo sí, perfectamente.
    Enhorabuena por el artículo, es excelente. Y un abrazo, maestra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Vichoff, tú siempre tan generosa cuando publico un artículo. Lo de «maestra» me queda grande, pero te lo agradezco igualmente. Pues no sabía que empezó en los ochenta este mal uso del verbo comentar. Estoy de acuerdo contigo: la oratoria de los políticos va de mal en peor. Debería ser obligatorio que nuestros políticos estudiaran las obras de Lázaro Carreter. A ver si así conseguíamos que dejaran de maltratar el idioma como lo hacen.

      Abrazo grande.

      Eliminar
  4. Obviamente, quise decir "Carreter", no "Carretera". Mardito corrector.

    ResponderEliminar
  5. Nada más que añadir. Que tienes razón, que lo has explicado muy bien y que, efectivamente, lo de hablar mal es una plaga que se extiende muy rápido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clara, muchas gracias por dejar un comentario. Me alegro de que mi explicación te parezca bien. Sí, son modas lingüísticas que se extienden rápido porque la gente las da por buenas sin plantearse nada más.

      Otro abrazo,

      Eliminar
  6. Querida Manuela, una está a punto de rasgarse las vestiduras cada dos por tres. ¡Cuánta pedagogía hace falta! Y qué difícil resulta enderezar un vicio cuando lleva trecho recorrido; por mor de lo interesante, lo moderno, lo pijo. Tiene suerte Lázaro Carreter de no estar para verlo.

    Un abrazo desde los lomos de esta llamarada que promete fundirnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Marian, me alegra verte por aquí. Gracias por venir. En efecto, ese es el asunto: cuando los vicios llevan tiempo instalados es harto difícil enmendarlos. En este caso, se usa tanto porque se cree que es lo culto y lo moderno, como dices.

      Otro abrazo desde el abrasador campo de Castilla,

      Eliminar

Por favor, dímelo. Cuida tu lenguaje, lo dice todo de ti. Evita hacer propaganda de tu blog. Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada. Gracias.
Este blog ya no publica comentarios anónimos.